Conoce seis beneficios que podrías obtener si te decides a continuar con tu preparación académica y estudiar un posgrado.


Si estás analizando el estudiar un posgrado, existen diferentes razones que te ayudarán a tomar una decisión. Conoce seis de ellas:

1. Mejorar tu panorama laboral. Un grado académico superior al de una ingeniería o licenciatura te da la ventaja de crecer profesionalmente en dos vías: incrementar tu salario y/o ocupar un puesto superior porque estarás mejor preparado que otros candidatos.

2. Aprender. Los planes de estudio de los posgrados te permitirán adquirir diferentes conocimientos, ya sea si sólo deseas obtener el grado académico o enfocarte en la investigación. Además, podrás complementar tu saber sobre una materia en específico y desarrollar nuevas habilidades. Recuerda que una de las consecuencias de obtener un posgrado es la estimulación intelectual y el desarrollo cognitivo general dado por la educación adicional.

3. Hacer contactos. Tus salones de clase se convertirán en nuevas redes de contacto, pues ahí conocerás a colegas con ideas afines, apasionados por la misma materia y que a futuro podrían convertirse en tus socios. Recuerda también que las clases de posgrado usualmente tienen pocos alumnos, lo que fomenta la amistad y el compañerismo.

4. Avanzar hacia un doctorado. Si lo tuyo es la academia, una maestría te permitirá adentrarte un poco más en los programas afines que podrías cursar a futuro y ayudarte a decidir si planeas continuar estudiando en ésta u otra dirección.

5. Cambiar de carrera. Para quienes tienen dos pasiones en su vida, la maestría es la oportunidad perfecta para combinarlas. Si eres ingeniero puedes estudiar alguna materia de ciencias sociales o humanidades y si eres licenciado podrás adentrarte en un área completamente diferente. Además, los posgrados concentran sólo materias específicas de una área y descartan los cursos sello que posiblemente tomarías al estudiar una licenciatura. Con esto incluso tu panorama laboral sería completamente diferente.

6. Dividir la inversión. Existen diversas opciones para obtener algún tipo de apoyo y así solventar los gastos de tu posgrado. Muchas universidades ofrecen uno o más tipos de becas, como por logros académicos, o bien puedes buscar que la empresa donde laboras o algún organismo te ayude a financiar tus estudios.